Salud

Cinco cosas que no sabes sobre las bacterias en tu cepillo de dientes

Los cepillos de dientes son una parte esencial de nuestra rutina diaria de cuidado personal. Si bien los usamos para limpiarnos los dientes, debemos recordar que también pueden contaminarse después de la exposición a los gérmenes que se encuentran en nuestros baños y las bacterias que están en nuestra boca.

Nuestros cepillos de dientes se contaminan cada vez que los usamos. De hecho, acumulan microorganismos que podrían causar enfermedades.

¿Alguna vez te has preguntado qué tan sucio está tu cepillo de dientes y cuántas veces al año debes reemplazarlo?

Doop Toothbrush ha analizado estudios médicos y consultado a expertos para obtener algunos datos interesantes sobre la presencia de bacterias en nuestros cepillos de dientes y cómo contribuyen a la transmisión de enfermedades.

1. Hay 10 millones de bacterias en cada cepillo de dientes

Un estudio reciente de la Universidad de Manchester ha demostrado que los cepillos de dientes pueden acumular más de 10 millones de bacterias, más que las que se encuentran en el asiento de un inodoro (50 por pulgada cuadrada) o en el piso de un baño público (2 millones por pulgada cuadrada).

"Las bacterias que ya están en nuestra boca serán sin duda las más comunes de hallar en nuestros cepillos de dientes. Ciertamente, estas bacterias pueden continuar multiplicándose en nuestros cepillos de dientes si hay partículas de alimentos presentes", agrega la odontóloga pediátrica Laura Huling.

Estos resultados también han sido respaldados por una investigación en 2011 que encontró Streptococcus mutans, Staphylococcus aureus, Pseudomonas, Lactobacillus, Klebsiella, especies de Candida y E. coli en cepillos de dientes usados guardados en cuartos de baño. Estas bacterias son las responsables de provocar caries, neumonía, infecciones cutáneas y fúngicas, problemas estomacales y diarreas, entre otras enfermedades.

2. Cuanto más uses tu cepillo de dientes, más sucio estará

La contaminación del cepillo de dientes comienza desde el primer uso y aumenta con el tiempo. Por esta razón, es muy importante reemplazar regularmente el cepillo de dientes o su cabezal. Una investigación de 2007 ha determinado que el 70% de los cepillos de dientes pueden contaminarse fuertemente con microorganismos patógenos después de su uso..

"Las bacterias se acumularán naturalmente en tu cepillo de dientes con el tiempo. Algunas se recogen durante el proceso de cepillado, mientras que otras provienen del entorno donde se almacena el cepillo de dientes", dice Brian Maurer, cofundador de la empresa de pruebas de microbioma oral Bristle.

3. La forma como almacenas tu cepillo de dientes puede aumentar el riesgo de bacterias y gérmenes

La supervivencia de las bacterias se ve afectada por la forma en que se almacenan los cepillos de dientes. Los expertos han encontrado que el uso de una cubierta para el cepillo de dientes en realidad aumenta la cantidad de bacterias.

"Muchas personas usan fundas para cepillos de dientes, creyendo que ayudarán a mantener las cerdas libres de bacterias. Sin embargo, puede ocurrir lo contrario. Las bacterias prosperan en condiciones húmedas, por lo que cubrir la cabeza del cepillo de dientes mojado puede estimular el crecimiento de bacterias. Si encuentras más higiénico usar una funda para cepillo de dientes, deja que las cerdas se sequen completamente antes de aplicarla", dice Amanda Napitu, directora de operaciones de Dentaly.

4. La humedad y la materia orgánica pueden promover el crecimiento bacteriano

Al igual que el uso de fundas, dejar el cepillo de dientes en ambientes húmedos y cerca del asiento del inodoro puede aumentar la posibilidad de desarrollar bacterias y moho.

"Recomendaría tener al menos una distancia de 5 pies entre el inodoro y el cepillo de dientes. También es una buena idea cerrar el asiento del inodoro cuando tiras de la cadena para evitar salpicaduras", dice Laura Huling.

5. El diseño del cepillo puede afectar la cantidad de bacterias acumuladas

El diseño del cepillo de dientes y la disposición de las cerdas pueden ser factores a tener en cuenta, ya que la mayoría de las bacterias son extremadamente adherentes a las cerdas.

Un estudio de 2008 ha determinado que las bacterias pueden quedar atrapadas fácilmente dentro de las cerdas si están demasiado juntas. Esta investigación también ha encontrado que los microorganismos pueden colonizar rápidamente los cepillos de dientes.

Al elegir un cepillo de dientes, es importante escoger uno con cerdas suaves para evitar problemas en el futuro. "El cepillado fuerte daña el esmalte y el tejido de las encías. Elige siempre un cepillo de dientes con cerdas suaves y sé cuidadoso con tu cuidado bucal", recomienda el odontólogo Henry Hackney, director de contenido de Authority Dental.

Cómo evitar la contaminación del cepillo

Usa enjuague bucal antes de cepillarte los dientes

Esta simple acción puede contribuir a reducir la cantidad de bacterias que se transfieren de la boca al cepillo de dientes, debido a que la concentración de alcohol en el enjuague bucal es suficiente para matar algunas formas de bacterias y gérmenes. Es importante hacer esto antes y no después del cepillado.

Algunos expertos sugieren que usar enjuague bucal después del cepillado puede afectar negativamente la higiene bucal, ya que elimina el flúor de la pasta de dientes que fortalece nuestros dientes.

"Enjuagarse después de cepillarse los dientes, ya sea con agua o enjuague bucal, en realidad podría hacer más daño que bien. Si usas pasta de dientes con flúor para la protección de las caries, el consejo de la Oral Health Foundation es 'Escupir, no enjuagar'. Esto permite que el flúor permanezca en el esmalte por más tiempo y le brinde una mayor protección", agrega Amanda Napitu.

Remoja el cepillo de dientes en el enjuague bucal después de cepillarte

Esta acción limpiará las cerdas y matará la mayoría de las bacterias y gérmenes. En realidad, un estudio ha encontrado que enjuagar los cepillos de dientes con agua del grifo no es suficiente para limpiarlos y, de hecho, puede aumentar los niveles de contaminación y biopelícula.

"Uno de los pocos beneficios de los enjuagues bucales a base de alcohol es que pueden ayudar a matar las bacterias del cepillo de dientes. Puedes sumergir la cabeza del cepillo de dientes en el enjuague bucal a base de alcohol, dejarla durante un minuto y luego colocar el cepillo de dientes en posición vertical para permitir que se seque. Por lo general, recomiendo limpiar el mango con agua y jabón y luego dejarlo en posición vertical para que se seque", dice Laura Huling.

Mantén el cepillo de dientes lejos del asiento del inodoro

Si el inodoro está muy cerca del lavabo, hay más posibilidades de que las bacterias que se liberan en el aire al tirar de la cadena alcancen y contaminen el cepillo de dientes.

"Cuando tiras la cadena del inodoro, este emite un aerosol que puede viajar hasta 15 pies, y en un baño de tamaño promedio, es probable que guardes tu cepillo de dientes dentro de este rango.. La forma más sencilla de protegerse contra las bacterias del inodoro que llegan al cepillo de dientes es cerrar la tapa antes de tirar de la cadena", dice Amanda Napitu.

Evita los portacepillos y las fundas

Las bacterias que se transmiten al tirar del inodoro también se almacenan en los portacepillos de dientes. Un estudio realizado por la National Sanitation Foundation en los Estados Unidos ha encontrado que los cepillos de dientes ocupan el tercer lugar en la lista de los artículos para el hogar con más gérmenes, después de las esponjas de platos y los fregaderos de cocina.

Las populares fundas de los cepillos de dientes también pueden fomentar un ambiente que promueve la humedad y el crecimiento de bacterias y moho. Una forma de prevenir la contaminación es guardar el cepillo de dientes en un lugar estéril, lejos de la exposición a bacterias..

Doop se ha creado teniendo especial cuidado en los materiales del producto y los métodos de almacenamiento para evitar cualquier posible contaminación bacteriana del exterior y mantener a los clientes protegidos. El cepillo de dientes viene con un empaque antibacteriano reutilizable, con cierre de cremallera, que se convierte en una bolsa para guardar el cepillo de dientes lejos de gérmenes, bacterias y humedad.

Además, siguiendo las recomendaciones del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Fundación de Salud Oral, Doop está hecho de materiales no porosos y utiliza cerdas DuPont Tynex, hechas de nailon, para evitar la contaminación bacteriana y de moho y permitir una limpieza adecuada. Esta información se puede encontrar en el informe de Evaluación del ciclo de vida de la empresa, que compara los impactos ambientales del cepillo de dientes Doop con los cepillos de dientes de plástico tradicionales.

Asegúrate de usar solo tu cepillo de dientes

Dado que la mayoría de las bacterias que se acumulan en nuestro cepillo de dientes provienen de nuestra boca, es importante no usar el cepillo de dientes de otra persona ni dejar que otra persona use el tuyo. Además, si vives con otras personas, mantén los cepillos de dientes separados para evitar que se toquen.

"Las bacterias orales, incluidas las que causan la enfermedad de las encías, pueden transmitirse de una persona a otra cuando nos besamos, compartimos utensilios o cualquier otra actividad posible que pueda transferir saliva. Entonces, para evitar pasar los gérmenes de una persona a otra, no debemos compartir nuestros cepillos de dientes", dice Brian Maurer.

Reemplaza los cabezales de tu cepillo de dientes cada tres meses

Las cerdas deshilachadas son ineficaces para eliminar la placa y los restos de comida, lo que podría tener un impacto negativo en tu higiene bucal. "Con el tiempo, las cerdas de tu cepillo de dientes se desgastarán por el uso, lo que afectará la forma en que te cepillarás los dientes", comparte Brian Maurer.

Un estudio reciente ha descubierto que los niveles de bacterias están relativamente estancados entre 2 y 12 semanas, pero muestran un aumento en número después de 12 semanas, por lo que es importante reemplazar tu cepillo de dientes cada tres meses.

Puedes optar por alternativas más ecológicas como Doop, un cepillo de dientes reciclado y reciclable hecho de un solo mango permanente y pequeños cabezales removibles que se reemplazan cada 3 meses, generando menos desperdicio que si cambiaras el cepillo completo.

Noticias de Salud

El objetivo principal del Calendario Solidario es sensibilizar a la sociedad y favorecer la inclusión de los niños y jóvenes con capacidades diferentes

Las fracturas por fragilidad se incrementarán casi un 30 % en los próximos años