Salud

Tres de cada diez hipertensos no saben que lo son

DosFarma explica todo lo que debemos saber para controlar la tensión en casa

La tensión arterial alta es un problema que afecta a más de 1.130 millones de personas en el mundo. Es un trastorno que obliga al corazón a hacer más esfuerzo del necesario para bombear la sangre. Al final, esa presión excesiva puede dañar los vasos sanguíneos. En España, según datos que maneja DosFarma, casi cinco de cada diez adultos tienen hipertensión, pero esa cifra aumenta hasta el 70 % en los mayores de 65 años. Y, lo que es peor, tres de cada diez hipertensos no saben que sufren esta patología. Esto ocurre porque no todas las personas tienen síntomas. Como suelen decir los médicos, es una enfermedad que puede ser grave, pero no duele. Sin embargo, si la hipertensión se descontrola, puede provocar un infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y, finalmente, una insuficiencia cardiaca. Otros síntomas comunes son el dolor de cabeza, la dificultad respiratoria, los vértigos o las palpitaciones.

En cualquier centro de salud, hospital y farmacia se puede solicitar que nos tomen la tensión para saber si es necesario tomar medidas contra este problema. Sin embargo, la situación actual provocada por el coronavirus dificulta mucho el desplazamiento a los centros de salud. Muchas personas evitan acudir al centro médico para no exponerse al virus, lo que ha dificultado el diagnóstico y tratamiento de ciertas enfermedades. Se calcula que 4 de cada 10 personas han dejado de ir al médico a hacerse sus revisiones rutinarias por miedo al contagio.

En esta situación, es más importante que nunca conocer nuestro organismo para entender sus señales de alarma, como la tensión alta. Por suerte, se puede controlar desde casa, con lo que se evita salir a la calle y exponerse al coronavirus, algo muy importante para personas de edad avanzada o con determinadas afecciones como enfermedades cardiacas, renales, pulmonares, inmunodeficiencia, etc. Por ello, los expertos farmacéuticos de DosFarma explican cómo se puede medir la tensión en casa correctamente con un tensiómetro:

Comprar un buen tensiómetro

Lo primero que tenemos que hacer es comprar un buen tensiómetro, cuanto más exacto mejor, es decir, que el valor proporcionado de presión arterial sea lo más cercano posible al real, y preciso, una buena manera de saberlo es medirnos la tensión varias veces seguidas y comprobar que los resultados son muy parecidos. Además, debemos comprarlo en un sitio de confianza y fijarnos en que ha ya sido fabricado cumpliendo todas las normas de calidad y seguridad de la Unión Europea, y que lleve las siglas CE. Los hay de brazo y muñeca: los de brazo suelen ser más fáciles de utilizar y tienen mayor precisión. Si queremos llevar un control histórico de nuestras mediciones, lo mejor es que tenga memoria para que los datos se queden guardados. Además, si la persona que lo va a utilizar es mayor, lo ideal es que tenga una pantalla lo bastante grande como para ver bien los números, que sea ligero y lo más automático posible.

Debe medirse tres veces

La cifra real de la presión arterial será la media de las dos últimas medidas (es decir, se suman los dos resultados y se dividen entre dos). No hay que tener en cuenta el primer dato. Entre cada medida, lo ideal es esperar al menos dos o tres minutos.

Medir siempre a la misma hora

Por ejemplo, tres veces por la mañana y tres veces por la tarde. Hay tensiómetros que tienen alarma programada incorporada que nos hará más fácil recordar que nos toca medírnosla. Es importante ir anotando todos los resultados para que el médico pueda consultarlos en la próxima visita o guardarlos en la memoria del tensiómetro. Si los datos han sido altos durante toda una semana es muy importante hablarlo con el médico.

Hay que relajarse antes de medirla

El estrés puede elevar la presión arterial. Si justo se hace la medición en un momento de agitación, el resultado no reflejará la realidad.

Evitar fumar, beber, comer o hacer ejercicio media hora antes

La cafeína, el alcohol, el tabaco o la sal también elevan la presión arterial. Si toma medicamentos específicos para la tensión, hay que medirla antes de tomarlos. Un buen momento del día para hacerlo es justo antes de las comidas.

No hablar durante la medición

Es importante tomarse la tensión en un ambiente tranquilo y no hablar o moverse mientras se está midiendo.

Orinar antes

La vejiga llena también puede elevar la presión durante algún tiempo.

Estar en una postura adecuada

Lo ideal es hacerlo sentados y con la espalda bien apoyada en el respaldo de la silla. Las piernas deben estar dobladas a unos 90 grados, sin cruzarse, con los pies apoyados en el suelo. El brazo debe reposar encima de una superficie plana, como una mesa, y quedar a la altura del corazón. La palma de la mano descansará boca arriba, con el codo un poco flexionado. Es muy importante llevar ropa cómoda y evitar que el brazo quede apretado por las mangas, ya que eso podría elevar la presión arterial de forma artificial.

El manguito del tensiómetro no debe estar demasiado apretado. Para saber exactamente cómo colocar el aparato, lo mejor es consultar las instrucciones del fabricante. Como se ha comentado, algunos se ponen en el brazo y otros en la muñeca, así que dependerá del modelo.

¿Cómo saber si es hipertensión?

Los tensiómetros miden dos tipos de tensiones: son las que conocemos como “máxima” y “mínima”. Así pues, en cada medición se obtienen dos resultados distintos. La tensión máxima (o sistólica) es la presión que hace la sangre cuando el corazón late para bombearla; la mínima (o diastólica) es la presión que hay cuando el corazón está en reposo, justo entre latidos. Una vez realizadas las tres mediciones necesarias y extraído el dato final de máxima y de mínima, hay que saber interpretar los resultados. Los valores óptimos dependen mucho de la edad, el sexo o el estado de salud, pero estos son los niveles básicos que se suelen considerar:

- Valores ideales: 120 mmHg (milímetros de mercurio) de máxima y 80 mmHg de mínima. Sin embargo, también se consideran unos valores normales si se encuentra entre los 135 y los 85.

- Tensión alta: si la máxima supera los 135 o la mínima supera los 85, ya se habla de tensión alta. Además, si los valores pasan de los 140 o los 90, se trata de hipertensión.

Si durante un periodo de tiempo prolongado (una semana, por ejemplo), se observan valores demasiado elevados, es imprescindible consultar con un especialista. Los profesionales médicos sabrán determinar si los datos extraídos en casa son motivo de alarma o, por el contrario, entran dentro de lo normal. Por eso, es muy importante hacer las mediciones correctamente y con cierta regularidad, para detectar cualquier problema a tiempo.

Los expertos de DosFarma explican que la hipertensión también se puede prevenir. Lo más importante para evitar esta dolencia es llevar una vida sana y una dieta equilibrada y seguir estos consejos:

Hacer ejercicio regularmente

El deporte moderado es una de las claves de un corazón sano. Unos 30 minutos al día es suficiente, un mínimo de 150 minutos por semana. Algunas actividades moderadas son caminar a paso rápido, bailar o dar paseos con nuestra mascota.

Evitar tomar alcohol y fumar

El tabaco y el alcohol influyen en la presión arterial y en la frecuencia cardiaca. Por eso, una persona hipertensa tendrá muchos más problemas si también es fumadora y consume demasiado alcohol.

Tomar alimentos que ayudan a la presión arterial

Hay ciertos productos que tienen propiedades tensorreguladoras, es decir, que ayudan a controlar la tensión sanguínea. Muchos de estos alimentos son hierbas, como el espino blanco o la fumaria, que se pueden tomar fácilmente en infusiones o caldos.

Reducir la sal en nuestras comidas

Lo ideal es consumir menos de 5 gramos de sal al día.

Evitar la obesidad

Perder peso siempre es un objetivo difícil. Una buena forma de empezar a hacerlo es reduciendo los alimentos ricos en grasas saturadas y eliminar las grasas trans. Por supuesto, es importante consumir mucha fruta y verdura.

Salvador Sánchez-Carrascosa, farmacéutico de DosFarma, afirma: “La hipertensión es uno de los grandes problemas de salud en nuestra sociedad. Mucha gente la padece pero al no tener síntomas, no es consciente de ella y cuando se detecta puede ser demasiado tarde. De ahí la importancia de llevar una vida adecuada para intentar prevenirla y controlarla en casa, sobretodo en la actual situación de Covid-19, en la que debemos intentar acudir a los centros sanitarios solo cuando sea estrictamente necesario para evitar contagiarnos y evitar contagiar al resto de pacientes. Por eso desde Dosfarma hemos querido dar esta serie de consejos para realizar una correcta medida y control de la presión arterial desde casa y algunas pautas para prevenir la hipertensión. En cualquier caso, si detectamos un aumento sostenido durante varios días o un fuerte aumento en alguna medida, hay que ponerse en contacto con los especialistas médicos para que nos aconsejen la manera de revertir esa situación y evitar males mayores a largo plazo.”

Noticias de Salud

Y el impacto en la salud del tiempo de exposición a pantallas

Para evitar complicaciones de salud, ofrecen consejo experto y su visión sobre los retos en su abordaje con vídeos en redes sociales

Son el principal motivo de consultas digestivas en Atención Primaria