Nacional

La UOC contribuye a incluir la dimensión online en los ránquines universitarios

La UOC ha liderado, junto con la Open University del Reino Unido, una investigación para identificar criterios e indicadores que permitan valorar también la enseñanza en línea en las clasificaciones mundiales de posicionamiento de las universidades

La pandemia de la COVID-19 ha impulsado la transformación digital de la educación universitaria. A las universidades pioneras gestadas y nacidas para ser solo en línea, como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), en los últimos dos años se les han sumado, en distintos grados, el resto de centros de enseñanza superior del mundo. Y, hoy en día, la gran mayoría ofrecen algún estudio completamente digital. Sin embargo, pese a que el ecosistema universitario ha cambiado, los ránquines que valoran y posicionan a los centros que lo integran siguen sin tener en cuenta esta modalidad de aprendizaje.

En este sentido, investigadores del grupo de investigación Edul@b de la UOC y de la Open University del Reino Unido, dos de las universidades europeas en línea más importantes, con la colaboración del centro de investigación Consiglio Nazionale delle Ricerche – Istituto per le Tecnologie Didattiche, han contribuido a crear una dimensión online en los ránquines universitarios que promueve la competencia en aprendizaje en línea entre los centros universitarios.

En concreto, en el marco del proyecto europeo CODUR, los investigadores, coordinados por el catedrático de Educación Albert Sangrà, experto en aprendizaje virtual (e-learning) y director de la Cátedra UNESCO de Educación y Tecnología para el Cambio Social de la UOC, han analizado exhaustivamente los criterios e indicadores en los que se basan estos ránquines y han identificado otros nuevos que permiten medir la formación en línea específicamente. Según los investigadores, incluyendo estos nuevos criterios e indicadores, los ránquines actuales podrían valorar la enseñanza tanto presencial como en línea que llevan a cabo las universidades.

De momento, los resultados de este análisis, cuyas conclusiones recoge en abierto el European Journal of Education, ya han impactado en dos ránquines: en el europeo U-Multirank, que, con un enfoque multidimensional, ya ha adoptado las propuestas de varios criterios e indicadores surgidas de la investigación liderada por Sangrà; y, aunque todavía parcialmente, el Times Higher Education, uno de los principales sistemas de clasificación de referencia mundial.

Ello supone un paso importante de cara al reconocimiento de la formación universitaria en línea de calidad y una oportunidad para normalizar en los ránquines la aportación valiosa de universidades como la UOC en el sistema global de instituciones de educación superior.

"La mayoría de ránquines no tienen en cuenta a las universidades en línea a la hora de llevar a cabo las valoraciones", afirma Sangrà. En este proyecto "no queríamos crear un nuevo ranquin para universidades en línea, ya que habría tenido poco valor, sino que nos planteamos identificar qué criterios o identificadores eran útiles para visibilizar el valor de estos centros", añade, y se muestra satisfecho al afirmar que "hemos impulsado la valoración de la calidad de la docencia en línea en los ránquines universitarios".

Incluir qué interesa a los estudiantes

Los ránquines de universidad son una de las herramientas más consolidadas para posicionar a los centros a escala mundial. A menudo se usan como herramienta de publicidad para atraer a estudiantes, además de financiación. Aun así, los criterios e indicadores que emplean son también cuestionados.

"Suelen beneficiar a las principales universidades, que son las mismas que impulsan estos ránquines", lamenta Sangrà, quien resalta que no suelen tener en cuenta los contextos. "Harvard puede considerarse mejor que la Universidad de Sudáfrica porque decide qué alumnos entran, los mejores, mientras que la segunda los acepta a todos. La elección previa condiciona los resultados posteriores", señala.

Tras el análisis exhaustivo de los criterios e indicadores de las clasificaciones actuales, los investigadores también apuntan que les falta tener en cuenta qué interesa a los estudiantes, qué los lleva a decidirse por una universidad u otra. "Habría que estructurar los ránquines para dar respuesta a los estudiantes", considera el experto en aprendizaje en línea de la UOC, que acaba de publicar el libro Transformar la Universidad. "Y eso pasa por centrarse en la calidad de la experiencia de aprendizaje, que es el criterio, de hecho, en el que se basa el modelo de la UOC".

Esta investigación de la UOC favorece los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas: 4, de educación de calidad, y 10, de reducción de las desigualdades.

Artículo de referencia:

Brasher, A., Whitelock, D., Holmes, W. et al. Comparing the comparators: How should the quality of education offered by online universities be evaluated?, European Journal of Education, febrero de 2022.

Noticias de Nacional

El libro recuperado, que recibe el nombre de INCIPIT LIBER, consta de 121 folios impresos en pergamino y está fechado en el año 1.526