Foto: US Open
Deportes

Alcaraz se venga de Murray para plantarse en los cuartos de Viena

El tenista murciano bate al ex número uno del mundo por 6-3 y 6-4 en un encuentro donde ofreció su mejor versión

Hoy en día hablar de Carlos Alcaraz es hacerlo de un jugador que con tan solo 18 años es capaz de desplegar un nivel de tenis que asusta a sus rivales, y la vez deja perplejos al resto de miembros del panorama tenístico.

Empezó el año en el puesto 144 del mundo. Pues bien, tan solo diez meses después se ubica ya entre los 40 primeros, y eso que todavía no ha terminado la temporada. Esto ya dice bastante sobre la proyección meteórica de un chico que sueña algún día con convertirse en el mejor tenista del mundo.

Esta tarde se enfrentaba a todo un Andy Murray, que aunque no atraviesa su mejor momento debido a múltiples problemas físicos, había conseguido derrotar al joven murciano en Indian Wells hace un par de semanas. Pero Carlos no estaba dispuesto a que se repitiera el guión.

El partido empezó con largos intercambios desde el inicio, síntoma de que la exigencia en cada punto iba a ser máxima. Alcaraz se mostraba muy agresivo con sus golpes, mientras que Murray trataba como podía de contrarrestar la potencia de su oponente. Después de un intenso primer juego, el gran desempeño del español al resto propició el primer break de la tarde.

El palmareño logró confirmar el break, pero la contienda ya estaba dando pistas de que no iba a ser nada fácil. El escocés sumó su primer juego con el servicio, para luego, devolverle el break. La historia volvió a repetirse cuando su rival le volvió a romper el saque para colocarse por delante en el marcador.

Ambos jugadores mostraban un gran rendimiento al resto y tenían muchos problemas a la hora de sacar, lo que provocaba que disfrutáramos de largos intercambios que podían caer para cualquier lado. Tras más de 45 minutos de partido tan solo se habían disputado cinco juegos.

Un 0-30 de Murray volvió a inquietar el servicio de Alcaraz, pero este logró reponerse tras exhibir su potencia desde fondo de pista.

Después de dos juegos cómodos llegábamos al momento decisivo del parcial. El de Glasglow estaba obligado a sacar adelante su servicio para no perder el set, sin embargo el pupilo de Ferrero volvió a aprovechar los segundos saques de su oponente para desbordarle y llevarse así el primer set.

La dureza mental y física estaba siendo tremenda para los dos, y el murciano era consciente de que tenía que mantener el nivel si quería vencer a un jugador tan rocoso como Murray.

En la segunda manga los puntos seguían siendo igual de reñidos, pero el ex número uno se empezaba a encontrar cada vez mejor y su contrincante estaba cometiendo más errores. Todo ello desembocó en que el doble campeón en Viena volviera a disfrutar de un nuevo break.

Remontada fulgurante

Cada juego seguía siendo una batalla tremenda en la que el sacador sufría de sobremanera para poder sacar adelante su servicio, y aunque el escocés logró aguantar y ponerse 4-2, un vendaval llamado Carlos iba a terminar con todo lo que estuviera en su camino.

La perla del tenis español consiguió devolverle el break, para a partir de ahí mostrar un tenis excelso que desesperó al británico. Cuatro juegos seguidos fueron suficientes para sacar el billete para cuartos y demostrar al mundo de la raqueta que va muy en serio.

Con este triunfo alcanza sus primeros cuartos de final en un ATP 500. Su rival en la siguiente ronda saldrá del partido que disputarán Berretini y Basilashvili.

Noticias de Deportes

El equipo pinatarense afronta su sexto partido de la temporada en casa con el objetivo de volver a encontrarse con la victoria tras su derrota en Cádiz y continuar así, en los puestos altos de la clasificación