Cultura

Dazu, el paraíso de la espiritualidad oriental. Nº 1

DATOS Y CITAS:

Cortesía de: Publicado por Pablo M. Díez el dic. 17, 2007

A 165 kilómetros al oeste de Chongqing, en el sur de China y a la orilla del río Yangtsé, se encuentra el yacimiento de Dazu, un increíble e inexplicable conjunto monumental formado por 50.000 esculturas y 100.000 inscripciones labradas en la roca. 

Fueron esculpidas en los acantilados de los montes Beishan, Baodingshan, Nanshan, Shizhuanshan y Shimenshan y en diciembre de 1999 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

En el norte del país hay otros lugares similares e incluso más antiguos, como las cuevas budistas de Dunhuang, Yungang y Longmen La primera montaña, que fue originalmente un campamento militar donde un general ordenó cincelar las primeras figuras en las rocas, reúne más de 10.000 imágenes de Budas y Bodhisattvas (aquellas personas movidas por la compasión que buscan  la iluminación). Aquí se puede apreciar perfectamente la evolución del arte rupestre chino, desde la barroca decoración de las estatuas datadas en la dinastía Tang hasta la esbeltez y la proporción de formas consumadas bajo la estirpe Song, pasando por la sutileza y el ingenio del periodo intermedio de las Cinco Dinastías (907-960).

debido a su estado de conservación y a su descomunal tamaño, donde este singular vestigio del pasado alcanza su máxima expresión es en el bosque que rodea al monte Baodingshan, que alberga otras 10.000 esculturas fechadas durante la dinastía Song. Erigidas desde 1174 hasta 1252 bajo la dirección del monje Zhao Zhifeng.

Hay un precipicio de más de 100 metros por el que transcurre un sendero en forma semicircular de casi medio kilómetro. En todo el recorrido hay diferentes figuras distribuidas en torno a un majestuoso buda tumbado de 31 metros de largo y cinco de alto. Las figuras representan a monjes y emperadores, príncipes, ministros y campesinos en escenas de la vida cotidiana de aquella época. 

Junto al buda reclinado, que encarna el significado del nirvana, destaca una pequeña cueva que acoge a una diosa de la misericordia (Avalokiteshvara o Guanyin) y que es de oro. 

De esta majestuosa figura salen 1.007 brazos que, entrelazados unos con otros, se extienden hacia el cielo abriendo el ojo que cada uno de ellos porta en su mano como símbolo de sabiduría. 

La riqueza del conjunto monumental es tal que combina imponentes figuras de ocho metros de altura con delicados relieves de apenas unos centímetros modelados en la roca, así como miles de caracteres en mandarín con las enseñanzas recogidas en los Sutras y con crónicas escritas en la piedra que constituyen un incalculable tesoro documental. 

Además del valioso yacimiento de Dazu, en China existen otros cien conjuntos monumentales con estatuas talladas en la roca natural de las montañas o de las cuevas. 

Dichas figuras tienen su origen en la propagación del budismo en este país alrededor del siglo III, que trajo consigo el arte de la antigua India y su tradición de labrar la roca. 

Dichas técnicas, denominadas Gandhara e influidas por la escultura griega que Alejandro Magno difundió por Asia Central durante el siglo IV antes de Cristo, fueron asimiladas por los artistas chinos. Así, entre los siglos IV y V se vivió el primer periodo de auge de este tipo de estatuas en el norte del gigante asiático, donde destacan las famosas Grutas de Yungang. 

Erigidas en la ciudad de Datong, provincia de Shanxi, por casi 40.000 artesanos que trabajaron desde el año 453 hasta el 523, las 51 cuevas abiertas en un acantilado de un kilómetro de largo en el monte Wuzhou albergan 50.000 estatuas. Entre ellas, destacan los budas emperadores de 13 metros de altura que representan a los monarcas de la dinastía Wei del norte (386-584), que instauró el budismo como la religión oficial del Estado. 

En el año 494, dicha estirpe trasladó la capital desde Datong hasta Luoyang. En esta ciudad de la provincia de Henan continuaron, e incluso mejoraron, la obra iniciada en Yungang en las también colosales grutas de Longmen. Durante los siglos posteriores, y adentrándose en la dinastía Tang (618-907) y en la Song del norte (960-1125), se esculpieron más de 100.000 imágenes de Buda en las 2.300 cuevas horadadas a lo largo de un kilómetro en la garganta que atraviesa el río Yi. Datadas en el año 336, las grutas de Mogao en Dunhuang (provincia de Gansu) son el último gran exponente de este tipo de arte al aglutinar 735 cavernas decoradas con frescos y 2.000 figuras coloreadas de Buda que se extienden por un área de 45.000 metros cuadrados y a lo largo de 1.700 metros en la pared de un cañón. Al igual que Dazu, posterior en el tiempo, estas tres hermanas mayores también han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

CONCLUSIONES: 

Veamos: En las imágenes aportadas de este lugar se confirma que los exteriores no están terminados y la roca tiene un aspecto reblandecido.

Estamos sin ninguna duda ante otro de estos lugares donde hay construcciones inexplicables, enigmáticas y maravillosas que están por todo el mundo, que todos sabemos cuáles son y que tienen distinto estilo arquitectónico. 

Ahora vamos a ver porque esta también es buena: En la información aportada se dice que “la riqueza del conjunto monumental es tal que combina imponentes figuras de ocho metros de altura con delicados relieves de apenas unos centímetros modelados en la roca, así como miles de caracteres en mandarín con las enseñanzas recogidas en los Sutras y con crónicas escritas en la piedra que constituyen un incalculable tesoro documental”. 

Lo primero que no es posible; es que en esa época construyeran tal cantidad de figuras y relieves realizados con una precisión exquisita. Pero lo que de ninguna manera encaja con la verdad es que aseguren que hay miles de caracteres en mandarín, con las enseñanzas recogidas de los Sutras y con crónicas escritas en la piedra que constituyen un incalculable tesoro documental.

Rafael Alfonso Alfaro García.

Noticias de Cultura

La cordobesa abarrota el Antiguo Mercado Público con un público entregado que le brindó su ovación en una noche mágica para el Cante de las Minas

Desde hoy se pueden adquirir los tickets para los conciertos del Festival Internacional de Música Antigua con precios populares de 5 y 10 euros, además de poder reservarse experiencias turísticas en torno al evento